Temporada navideña, temporada de consumir.

Este es la primera temporada navideña qué paso siguiendo el reto de generar menos basura, y obviamente he caído en cuenta en muchos detalles en los que antes no me había detenido a pensar.

Caminar es uno de mis ejercicios favoritos, además del ballet, y cada mañana intento salir a caminar. Últimamente me ah tocado caminar cerca de las casas de mi colonia y, sobre todo esta semana, específicamente después del fin de semana, vi un incremento exagerado en la cantidad de basura que cada casa genera.

Mientras pasaba cerca de cada bote de basura iba haciendo una lista de lo que veía: muchos platos desechables, cajas de electrónicos, cajas de cervezas, envases vacíos, cajas de zapatos, etc. Y eso es solo lo que pude apreciar a través de las bolsas. Los botes se les quedaban cortos, estaban hasta el tope y había cosas al rededor.

Es algo difícil evitar incluso en mi casa donde me esfuerzo en no generar tantos desperdicios justo esta semana vi un incremento en la basura, esto por el tema de las reuniones y regalos. No se puede controlar todo.

Ya lo había comentado en otras entradas: yo tengo un pasado completamente de compradora compulsiva. Tengo poco que cambie esto y siento que le debo mucho a al planeta. Realmente todos estos cambios que estoy haciendo me llenan de orgullo, y comparar algo tan simple como mi bote de basura casi vacío con el de las casas vecinas me hace darme cuenta que, aunque me falta mucho y no siempre lo consigo, voy por el camino correcto.

Este año siento que no necesito nada. Estoy feliz con todo lo que tengo y por primera vez me siento completa. Obviamente uno tiene metas y sueños, pero no siento la urgencia de tener que comprar algo ya. Incluso cada vez me siento mejor teniendo menos posesiones: tengo menos que cuidar, que limpiar, menos decisiones difíciles que tomar, por ejemplo, en pensar qué me voy a poner. Es real, es una liberación también de la mente.

Espero que esta apoca navideña nos detengamos a pensar un momento en todo lo importante y lo que realmente va a perdurar. Regalar experiencias, compartir tu tiempo con los que más, es de mis regalos favoritos.

Si aun así quieres dar algo más tangible y material, también pregúntate de dónde viene y a dónde va a parar. Es buena idea preguntarle a la persona qué quiere o necesita, así te aseguras de que tu regalo será realmente útil.

Les deseo una hermosa navidad en compañía de todos los que aman y si ya comenzaron el reto siéntanse orgullosos de cada paso que den, que esta época no los agobie, disfrútenla.

Recuerda que cada pequeña acción cuenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s